Derivado del encuentro que sostuvo con el titular de la PGR, con toda la fuerza ciudadana que respalda al Alcalde Sergio Pablo Mariscal Alvarado se ha puesto por fin en el plano nacional y en agenda de primer nivel, la realidad ya crónica de la inseguridad y la violencia heredadas por mucho tiempo en el municipio de Cajeme  y en el Valle del Yaqui.

Con una propuesta sistemática y un diagnóstico de violencia, inseguridad, homicidios y desatención de largo aliento por parte de las instancias centrales de la autoridad federal, el Presidente Mariscal Alvarado se reunió con el titular de la PGR, Alberto Elías Beltrán, en la oficina matriz contigua a la glorieta de Los Insurgentes en la ciudad de México, donde se constituyó una mesa de trabajo con la presencia del Fiscal General del Estado, Rodolfo Montes de Oca Mena y una nutrida participación de seis diputados federales de Sonora, incluidos Javier Lamarque Cano, Manuel López Castillo y Marcos Carbajal Miranda de Cajeme y el Subprocurador de delegaciones.

Ante ellos, Mariscal Alvarado presentó el unánime reclamo de que se proceda a intensificar sistemáticamente la acción de la ley, parando las ejecuciones, tiroteos y brutalidades de la delincuencia y planteó que con urgencia se actué por parte de las autoridades federales y estatales en primer  nivel, para hacer frente a esta problemática de profunda alarma e inconformidad en la población.

En el empeño por lograr la construcción de la paz, el Alcalde manifestó que a raíz de sus planteamientos, se obtuvieron importantes resultados en los que el titular de la PGR y el Fiscal General del Estado se comprometieron a:

1.- Implementar un plan estratégico especial para Cajeme y el sur de Sonora.

2.- Accionar profundizando la investigación de inteligencia.

3.- Profundizar el diagnóstico integral de la región.

4.- Desplegar acciones de arriba hacia debajo por parte de la Policía Federal.

5.- Intermediar centralmente para sumar a las fuerzas armadas y la Marina, enfocadas a la región.

6.- Evaluar la actuación del personal de la PGR e instancias federales para revisar mandos.

7.- Intensificar el análisis de carpetas de investigación y procesos de ejecución de órdenes.

8.- Dar un seguimiento central a esta mesa de trabajo dentro de tres semanas.

9.- Atender con especial cuidado la reunión de coordinación regional de seguridad que se realizará en Cajeme el 9 de octubre, con una nueva perspectiva de acción.

10.- Activar en este esfuerzo coordinado a la Subprocuraduría de Derechos Humanos y al sector Salud para implementar los esquemas de prevención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *