Al vacacionar en playa es importante llevar un botiquín, hacer caso de los avisos de precaución de las autoridades y ubicar los puestos de socorro, indicó el jefe de Urgencias del Hospital Infantil del Estado de Sonora (HIES).

Norberto Gómez Rivera señaló que en la playa se debe tener cuidado y vigilancia con los menores, ya que muchas veces se accidentan o son propensos a picaduras de agua mala o mantarraya.
En casos de picadura por agua mala los familiares deben evitar poner alcohol en la herida porque éste causa se eleve la toxina en el organismo.
“Lo que se debe realizar es lavar la picadura con agua, de preferencia embotellada, y de ser posible, limpiar con vinagre de caña la zona, el cual ayuda a minimizar el dolor y neutralizar la toxina del veneno”, apuntó.
Gómez Rivera agregó que las agua malas son medusas que tienen en la cola y superficie aguijones muy finos, por los cuales inyectan la toxicidad, que es un veneno muy potente.
En casos de este tipo de picaduras se les da aseo con vinagre, tratamiento con analgésicos para el dolor y vigilancia a reacciones alérgicas.
“Puede ser tan fuerte la exposición al veneno que el paciente puede presentar hinchazón, comezón, inflamación de párpados e incluso reacciones alérgicas muy intensas”, añadió.
En cuanto a picadura de mantarraya, dijo, puede derivar en tétano, pero a la fecha en el HIES no se tiene registro de un caso similar.
Lo que padres de familia deben hacer, recalcó, es lavar enérgicamente la zona con jabón para evitar infecciones y llevar a su centro de salud más cercano al menor para que le apliquen la vacuna antitetánica.
“Al salir de sus hogares llevar un botiquín pequeño el cual contenga agua limpia, jabón de tocador, botella de vinagre blanco, llevar analgésicos y antihistamínicos”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *